¿Alcoholes grasos en cosmética natural? ¿Son buenos?

cosmética sólida

Empezaré puntualizando que nada tienen que ver el alcohol etílico (etanol) y los alcoholes grasos (que acaban en -IL), todos comparten el término “alcohol” pero presentan características y propiedades distintas en cosmética. Esta similitud en sus nombres proviene del hecho de que todos contienen la función química del alcohol (-OH). Pero el resto de sus estructuras químicas hace que tengan propiedades y aspectos muy diferentes. Y por tanto el uso que hagamos de ellos será muy diferente.

Pero ¿qué son los alcoholes grasos?

Los alcoholes grasos son unas sustancias cerosas grasas, compuestas por cadenas largas de carbonos e hidrógenos (anda, como los ácidos grasos de los aceites). De hecho, se obtienen a partir de los aceites vegetales y se presentan en forma de gránulos blanquecinos. Según el número de carbonos tendrán un nombre u otro. Algunos de los más conocidos y usados en cosmética son: Cetílico, Ceteárilico o Estearílico. Os sonarán tal vez de alguna fórmula de cremas o acondicionadores capilares.

Pero, además de sus excelentes propiedades en cosmética (filmógenas, emolientes, hidratantes, suavizantes y protectoras) a los alcoholes graso podemos sacarles un partido extra cuando se trata de formular productos anhidros (sólidos, sin agua). Y es ahí donde quería llegar.

Los alcoholes grasos son sólidos a temperatura ambiente, insolubles en agua, y funden a una temperatura de unos 50ºC (depende del número de carbonos), sin embargo al tacto no dejan sensación cerosa. Todo eso convierte a los alcoholes grasos en aliados para formular productos sin agua, es decir, productos de cosmética sólida.

Dureza + tacto suave + deslizamiento

¿Qué quiere decir esto? Estamos ganando dureza sin renunciar a un tacto más suave que usando ceras (aunque no prescindiría por completo de las ceras, ojo). Esta capacidad para aportar dureza y suavidad al mismo tiempo hace que aumente el deslizamiento sobre la piel. El deslizamiento y la sensación de suavidad es algo que buscamos por ejemplo cuando formulamos mantecas corporales sólidas. No queremos que sean cerosas pero necesitamos que aguanten en forma de pastilla a temperatura ambiente.

Normalmente para aumentar el deslizamiento añadimos mantecas o aceites, pero en ese caso estaremos perdiendo la consistencia sólida que necesitamos para que el producto no se derrita y mantenga su aspecto de pastilla.

Algunas conclusiones interesantes:

  • Los alcoholes grasos no tienen nada que ver con el alcohol de 96º que usamos para desinfectar
  • Los alcoholes grasos son sustancias sólidas a temperatura ambiente con propiedades emolientes, suavizantes y protectoras.
  • Podemos usar alcoholes grasos cuando formulamos productos de cosmética sólida porque nos van a aportar suavidad sin dejar una sensación grasa o cerosa en la piel.

¿Alguna vez habéis usado alcoholes grasos para formular productos de cosmética natural? ¿Os gustaría aprender a usarlos?


Puedes encontrar más recetas e información en este blog o en mi Instagram.

Deja un comentario

SUSCRÍBETE Y ESTARÁS AL TANTO DE MIS CURSOS